Noticia 02/02/2021


El recibo de la luz que viene

Según la reforma que prepara el Gobierno para la tarifa de la luz, está previsto que se introduzca la discriminación horaria en todos los peajes y se simplifiquen los periodos horarios para que los consumidores domésticos puedan aprovechar mejor sus tarifas más económicas y puedan pagar menos por la electricidad beneficiándose de realizar determinados consumos en los periodos más baratos. También podrán contratar varias potencias a la vez, para conseguir un uso más flexible de su consumo. La reforma prevé también unificar todos los peajes para todos aquellos consumidores cuya potencia no supere los 15 kW.


Tres periodos horarios según el precio

Todos ellos podrán conocer que el consumo que efectúen entre las 10 y las 14 horas y entre las 18 y las 22 horas será el más caro de cada día, mientras que al periodo que va desde las 12 de la noche a las 8 de la mañana será el más económico, junto a la totalidad de cada fin de semana. Las franjas restantes, entre las 8 y las 10 horas; las 14 y las 18 horas; y, finalmente, entre las 22 y las 24 horas, se establecerá un precio intermedio. Todos los clientes acogidos a la tarifa Precio Voluntario al Pequeño Consumidor se regirán por esta valoración.

El nuevo sistema pretende también hacer más accesible la factura, puesto que se diferenciará entre los peajes que financian las redes y los cargos que cubren costes regulados, con la voluntad de dotarlo de una mayor transparencia. También se quiere contribuir a las mayores posibilidades con las que ahora cuentan los consumidores para reconducir su consumo, gracias a factores como los contadores inteligentes o las nuevas tecnologías que desplazan a los combustibles fósiles tradicionales. Esta nueva metodología exige cambios a las compañías eléctricas, igualmente les obliga a informar a sus clientes sobre todas las novedades y les llevará también a preparar productos y ofertas específicos, adaptados a la nueva modalidad y a circunstancias desconocidas hasta ahora en nuestro mercado, como ocurre con la posibilidad de contar con diferentes tarifas de potencia para un mismo consumidor.


Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico

También está previsto que influya en el precio de la luz la reforma que prepara el anteproyecto de ley del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que se crea para que sean las propias compañías eléctricas quienes sufraguen los costes regulados que financian la retribución de la generación de electricidad a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración de alta eficiencia y residuos. Los 7.000 millones de euros que se prevé que aporten a dicho fondo se financian actualmente, en su mayoría, a través de los cargos que pagan los consumidores de electricidad.

Aunque la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se ha mostrado favorable al mismo "para mantener el equilibrio del sistema eléctrico y evitar mayores subidas en el recibo de la electricidad", también ha sido cauta porque esa modificación podría tener un impacto final sobre los consumidores si las energéticas deciden trasladarles el recargo impuesto por la ley en el precio final que paga el cliente. De momento, la controversia ha llevado a una de las grandes eléctricas, Naturgy, a abandonar la patronal hace escasos días. La propia CNMC ya ha acusado a las compañías eléctricas recientemente por encarecer el precio de la electricidad y considera que el impacto final de la creación del fondo dependerá de cómo hacer repercutir ese hecho en la factura final de los consumidores.

No obstante, el organismo regulador considera adecuado que el fondo sea costeado por las grandes compañías porque "proporciona una señal de precio de energía más adecuada que la del modelo vigente y garantiza la sostenibilidad del sistema eléctrico, elementos necesarios para la descarbonización de la economía". También cree que las futuras ayudas europeas, orientadas a proyectos de sostenibilidad y en favor de la descarbonización, obligan a establecer un sistema de financiación creíble para los inversores respecto de la sostenibilidad del propio sistema eléctrico. que proporcione una señal de certidumbre a los inversores sobre la sostenibilidad económica-financiera del sistema eléctrico y que vaya en consonancia con una política que penalice a quien más contamine.



Fuente: instaladores2.0

                                                                VOLVER

Síguenos en Facebook