Noticia 20/12/2020


El Gobierno crea un Fondo que cubre las primas renovables y rebaja la factura un 13 %
 

A propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Consejo de Ministros aprobó ayer la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que le permitirá rebajar la factura eléctrica un 13 % gracias a que extrae de la parte fija del recibo la parte dedicada a sufragar las primas renovables.

De este modo, los costes asociados a este régimen retributivo específico, que se cuantifican en 7.000 millones de euros y suponen un 16 % del recibo doméstico, dejan de formar parte de este último y se trasladan al citado Fondo, que se financiará con las aportaciones de todas las empresas suministradoras de energía, aunque la información del Miteco añade también que "podrá complementarse con recursos provenientes de fondos comunitarios y otras partidas consignadas en los Presupuestos Generales del Estado".



El objetivo del departamento que dirige Teresa Ribera con este anteproyecto de Ley es triple: evitar subidas en el precio de la electricidad, dar señales claras de electrificación de la economía y aportar la certidumbre, sostenibilidad y equilibrio al sistema que permitir la movilización de las inversiones necesarias en los próximos años. Según sus estimaciones, si no se crease este Fondo, la parte fija del recibo podría subir en torno al 10 %, lo que implicaría que la factura media aumentase cerca del 7 % en sólo un ejercicio. Ribera añadió también que el Fondo consiste en "una propuesta fundamental para conseguir dar las señales adecuadas a consumidores e inversores, señales acordes con la descarbonización y la transición energética necesaria, dando cabida a la estabilidad y confiabilidad a los actores del sistema eléctrico".

Calendario de 5 años para su implantación
Se trata de un mecanismo que el Ejecutivo califica como "socialmente progresivo: cuanto menor es la renta de las familias, mayor es el peso de la electricidad en su cesta energética, por lo que la bajada del precio de la luz beneficiará especialmente a los hogares con menores ingresos". La implantación será gradual a través de un calendario lineal de 5 años, lo que permitirá la adecuación progresiva al mismo de todos los actores implicados, permitiendo un acompañamiento en los próximos años mediante el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
El fondo estará gestionado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) y será un nuevo ingreso del sistema eléctrico que sustituirá gradualmente, en un periodo de cinco años, los cargos fijos del sistema eléctrico del RECORE incluidos actualmente en los peajes de acceso de la factura eléctrica. Las aportaciones de los sectores energéticos se realizarán mediante pagos trimestrales proporcionales a sus ventas de energía. El objetivo anual se calculará a partir de las estimaciones de ventas comunicadas por los agentes, una vez descontados los ingresos provenientes de otras fuentes de financiación anteriormente citadas como tributos o ingresos de las subastas de CO2.



Rediseñar el sistema energético
El descenso de la demanda, que la pandemia ha incrementado, pero que ya la eficiencia energética y los precios cada vez más bajos por la mayor penetración de las energías renovables y la reducción de peso de las energías fósiles, han disminuido la recaudación en la factura eléctrica y puesto en riesgo el equilibrio financiero del sistema eléctrico. El Miteco aduce que "el diseño actual del sistema energético se planteó en un contexto de precios de la electricidad altos, un mix de generación con fuerte presencia de tecnologías fósiles y emisoras y una demanda creciente", y añade que "sin embargo, los objetivos de descarbonización y la situación actual son precisamente los contrarios" y concluye que "es decir, las señales del sistema actual son incoherentes con los objetivos de transición energética y con lograr las mejores condiciones para los consumidores". Por último subraya que esa posible "aparición de desequilibrios económicos en el sistema eléctrico genera incertidumbre y menor confianza de cara a la inversión en nuevos proyectos de energías renovables o eficiencia energética: inversiones que, siendo importantes para la transición energética, lo son especialmente en un contexto de necesaria reactivación económica".

 

 
 

                                                                VOLVER

Síguenos en Facebook